Menores que maltratan a sus padres

Lamentablemente, cada vez es más común encontrar familias en las que los progenitores son maltratados por sus hijos menores bien físicamente o verbalmente, llegando a situaciones de auténtica desesperación. Como muestra de ello, solamente en el año 2014 en Aragón hubo un incremento del 51% de los casos de padres y madres víctimas de la violencia de sus hijos. Según se desprende de los datos del Registro central para la protección de las víctimas de la violencia doméstica y de género recientemente publicados en el Instituto Nacional de Estadística, los juzgados de Zaragoza, Huesca y Teruel dictaron medidas cautelares en 68 casos de violencia filioparental frente a los 45 casos similares registrados en el año 2013. A estos efectos,  los descendientes directos de la víctima fueron los agresores en el 43% de los casos.

¿Qué hacer?

Dado que la violencia filioparental ejercida por menores cada vez está más presente, hay iniciativas como la Fundación de Atención al Menor o el Espacio Ariadna, que tienen como objetivo atender a las familias en las que se registran expresiones de violencia por parte de los hijos orientándoles sobre como afrontar dicha situación y facilitándoles herramientas para superarla y con el apoyo de psicólogos, educadores, o trabajadores sociales entre otros.

El perfil de los menores agresores y de las familias suele variar mucho de unos casos a otros. En algunos de ellos existen problemas complejos como el consumo de drogas, trastornos psiquiátricos, desestructuración familiar, problemas relacionales o fracaso escolar aunque no es posible generalizar siendo la edad media del agresor entre los 15 y los 18 años y son hijos varones que maltratan a sus madres.

A estos efectos podemos diferenciar dos tipos de situaciones. En primer lugar, aquella en la que los menores manifiestan el comportamiento violento durante la adolescencia tardía (unos 16 años), y otra menos frecuente pero más complicada de solucionar en la que el comportamiento violento hacia los progenitores comienza en la infancia y va afianzándose hasta la adolescencia.

En la mayoría de los casos,  la denuncia es lo último a lo que recurren las familias que sufren la violencia filioparental, dada la gravedad de la medida, así como por la vergüenza que les supone a algunos padres reconocer su problema, lo que ocasiona que el número real de casos posiblemente sea mucho más elevado que el que aparece en las estadísticas.

  • acogimiento-familiar

Acogimiento familiar

¿Qué es el acogimiento familiar?
El Acogimiento Familiar es una me­dida de protección por la que un menor en situación de riesgo de desamparo, […]

  • medidas-provisionales

MEDIDAS PROVISIONALES ANTE UNA SITUACIÓN DE DIVORCIO

MEDIDAS PROVISIONALES ANTE UNA SITUACIÓN DE DIVORCIO
Cuando se inicia un procedimiento de divorcio es importante tener en cuenta que antes […]

  • divorcio-rapido

Divorcio rápido

DIVORCIO RÁPIDO O DIVORCIO EXPRESS
El divorcio rápido o divorcio express se puede tramitar siempre que no existan hijos menores no […]

  • cambio-de-domicilio

Cambio de domicilio

CAMBIO DE DOMICILIO DEL MENOR, ¿CÓMO AFECTA A LA CUSTODIA?
Cuando dentro del entorno familiar existen hijos menores de edad, los […]